Caso real: La aseguradora declaró pérdida total de mi vehículo y me está solicitando la factura. ¿Es correcto?

Exponemos un caso real de un asegurado dónde, cuenta con un vehículo asegurado y al tener un siniestro lamentablemente la aseguradora solicita la factura.

Share Post:

La aseguradora declaró pérdida total de mi vehículo y me está solicitando la factura. ¿Es correcto?

CASO: La aseguradora declaró pérdida total de mi vehículo y me está solicitando le facture el vehículo. ¿Es correcto?

En este blog hablaremos de estos casos cuando el asegurado es persona física, cuenta con un vehículo asegurado y lamentablemente tiene un siniestro en donde se determina la pérdida total, ya sea por daños o por robo total y posterior a ello, la aseguradora para realizar el pago le pide al asegurado le facture el vehículo.

Si te encuentras en una situación similar, a continuación, te damos argumentos que podrás presentar a la aseguradora y que de esta manera no te exijan esta facturación que consideramos es incorrecta debido a los fundamentos que expondremos.

  1. El pago del seguro es una indemnización de conformidad con lo establecido en el artículo 1 de la Ley Sobre el contrato de Seguro.
  2. Al ser una indemnización, no procede solicitar factura, ya que la persona no está “enajenando”, es decir, no está vendiendo el vehículo a la aseguradora.
  3. El hecho de que una persona facture el vehículo del cual ha sufrido la pérdida, repercutirá en su patrimonio económico, ya que tendrá que acreditar impuestos, como lo es el “IVA” (Impuesto al Valor Agregado) y en su caso el “ISR” (Impuesto Sobre la Renta), por concepto de enajenación.
  4. Esto ocasiona que al final el asegurado reciba menos indemnización a lo pactado en su contrato de seguro.

Por lo que se considera como una práctica fiscal indebida que las aseguradoras soliciten que las personas físicas facturen el vehículo a la aseguradora, ya que en este caso como se mencionó anteriormente, el tratamiento fiscal debe de ser por concepto de “indemnización” y no de enajenación, por lo tanto no procede la emisión de la factura, el desglose ni el traslado, pagos o acreditamientos de impuestos, ya que la persona no está trasmitiendo la propiedad del vehículo, sino está ejerciendo su derecho a ser indemnizado por la pérdida de su bien asegurado de conformidad con su póliza de seguro.

En caso de que la aseguradora solicite factura en caso de pérdida total y seas persona física, este es el fundamento que puedes hacerles llegar, incluso ya existen dos Tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que sustenta legalmente el criterio incorrecto de las aseguradoras, mismo que te lo comparto, y el cual podrás hacerlo llegar a la empresa de seguros:

Época: Novena Época Registro: 174348 Instancia: Segunda Sala Tipo de Tesis: Jurisprudencia Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo XXIV, Agosto de 2006 Materia(s): Administrativa Tesis: 2a./J. 108/2006 Página: 316

SEGUROS. NATURALEZA DE LA INDEMNIZACIÓN QUE LAS INSTITUCIONES RELATIVAS PAGAN COMO CONSECUENCIA DE LA ACTUALIZACIÓN DEL SINIESTRO.

Conforme al artículo 1o. de la Ley sobre el Contrato de Seguro, el objeto del contrato relativo consiste en que la empresa aseguradora se obligue, mediante una prima, a resarcir un daño provocado por la actualización de un siniestro; esto es, su objeto es indemnizar al asegurado por el daño provocado que implicó la pérdida o deterioro de los bienes asegurados, de donde se advierte que el pago realizado tiene un fin indemnizatorio o de reparación, por lo que no puede considerarse que equivalga al costo de adquisición o pago del valor de los efectos salvados. Lo anterior se corrobora, además, si se toma en cuenta que el artículo 116 de la misma Ley establece que la empresa aseguradora podrá adquirir los efectos salvados siempre que abone al asegurado su valor real según estimación pericial; es decir, el legislador distinguió claramente entre el pago que entrega la institución aseguradora por concepto de indemnización, con la posibilidad de que adquiera los efectos salvados mediante el abono al asegurado de su valor real, lo que significa que el pago de la indemnización no implica necesariamente que la aseguradora pague un costo de adquisición y, por ende, adquiera los efectos salvados; sin embargo, ello no significa que desde un punto de vista consensual de los contratos de seguro no puedan surgir formas de adquisición de los objetos asegurados distintas a la señalada en el indicado artículo 116, como podría ser la subrogación o la cesión de derechos, entre otras, lo que podría tener diversas implicaciones jurídicas y fiscales; es decir, el numeral últimamente citado establece una opción de adquisición de los efectos salvados, pero esto no significa desconocer que existen otras formas de adquisición que puedan ser pactadas por las partes en la póliza respectiva.

Época: Novena Época Registro: 166797 Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Tipo de Tesis: Aislada Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo XXX, Julio de 2009 Materia(s): Administrativa Tesis: I.4o.A.676 A Página: 2073

SEGUROS. EL PAGO REALIZADO POR UNA INSTITUCIÓN ASEGURADORA COMO INDEMNIZACIÓN CON MOTIVO DE UN SINIESTRO, EN CUMPLIMIENTO DEL CONTRATO RELATIVO, NO PUEDE CONSIDERARSE COMO “COSTO DE ADQUISICIÓN” PARA EFECTOS DE ACREDITAR EL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO (APLICACIÓN DE LA JURISPRUDENCIA 2a./J. 108/2006).

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la jurisprudencia 2a./J. 108/2006, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXIV, agosto de 2006, página 316, de rubro: “SEGUROS. NATURALEZA DE LA INDEMNIZACIÓN QUE LAS INSTITUCIONES RELATIVAS PAGAN COMO CONSECUENCIA DE LA ACTUALIZACIÓN DEL SINIESTRO.”, sostuvo que como el objeto del contrato de seguro es indemnizar al asegurado por el daño que implicó la pérdida o deterioro de los bienes asegurados, el pago realizado en esos términos por una institución aseguradora con motivo de un siniestro, no implica necesariamente que ésta erogue un costo de adquisición y, por ende, adquiera los efectos salvados; sin embargo, aclaró que eso no significa, desde un punto de vista consensual, desconocer que puedan surgir diversas formas de apropiarse de los objetos asegurados, distintas a la señalada en el artículo 116 de la Ley sobre el Contrato de Seguro, como podrían ser, entre otras, la subrogación, la cesión de derechos o las que puedan ser pactadas por las partes en la póliza respectiva. En ese contexto, dicho pago no puede considerarse como costo de adquisición para efectos de acreditar el impuesto al valor agregado, pues no se trata de una operación de compraventa con el asegurado, independiente o autónoma de la obligación principal derivada del mencionado contrato y hacerlo implicaría un privilegio indebido que desconocería el principio de neutralidad del citado tributo. Además, el concepto “costo de adquisición” se relaciona con procurarse activos, insumos o materias primas que posteriormente serán vendidos; de ahí que la empresa aseguradora no paga por obtener el bien salvado, esto es, la indemnización no tiene su causa en haber recibido un bien, sino en el propio contrato de seguro.

En caso de contar con alguna duda puedes contactar con alguno de los abogados especialistas en seguros con los que contamos en Ormuz Soluciones Legales.

Empresario agente de seguros exitoso leyendo

Hábitos del agente empresario

4 hábitos que hacen a un agente empresario exitoso.  El éxito no radica en nuestras habilidades, sino en nuestros hábitos. Ya lo decía Aristóteles, la

small_c_popup.png

Solicita tu prueba gratuita