Cómo sacarle el mayor provecho a tu seguro de Responsabilidad Civil

el seguro de responsabilidad civil es una forma de proteger tu patrimonio. Por ello, es importante que al contratarlo, revises los puntos que señalamos

Share Post:

Negocios

Como agente de seguros, probablemente estarás familiarizado con el seguro de Responsabilidad Civil. Sin embargo, puede que no entiendas para qué sirve. Es por eso que te diremos cómo sacarle el máximo provecho a esta póliza.

A nadie nos gusta que nos obliguen a contratar algo. 

Al adquirir un servicio esperamos que nos sea útil y ver los beneficios de forma inmediata. Sin embargo, si eres agente de seguros, probablemente has dudado en más de una ocasión si deberías contratar o no el seguro de responsabilidad civil. Más allá de ser un trámite obligatorio se trata de un seguro incomprendido o malinterpretado, y que pocas veces se conoce su alcance real. Por eso, te vamos a contar hasta 4 tips que te permitirán aprovechar al máximo tu seguro de responsabilidad civil. 

  1. Cubre los errores de tus trabajadores

Una de las coberturas dentro de la póliza de responsabilidad civil, es cubrir los errores u omisiones que cometan tus trabajadores. Si por ejemplo, al momento de capturar los datos tus empleados se equivocan en una cifra, el asegurado no podrá reclamar su seguro. Por consiguiente, en caso de un siniestro, el asegurado se irá directamente contra tu patrimonio. Es aquí dónde entra tu póliza de responsabilidad civil, para cubrir los daños del asegurado y además, protegerte. 

Sin embargo, puede que tu póliza de responsabilidad civil no tenga esta cobertura, y como sabemos, es más probable que uno de tus trabajadores cometa un error de dedo a que tú lo hagas. Por eso, es muy importante que te asegures de tener la cobertura de trabajadores. 

Los empleados deberán estar registrados a tu nombre, o a nombre de la sociedad si eres persona moral. Si estos están subcontratados (outsourcing) o están dados de alta en otra sociedad, no los cubrirá el seguro de responsabilidad civil. 

Por último, verifica los  requisitos para la reclamación. Algunas aseguradoras te solicitan el registro del IMSS para acreditar la relación laboral, y de no contar con ella, será motivo de rechazo.

2) Cuidado con la “Exclusión de no renovación”

Uno de los errores más comunes que puede cometer un agente de seguros, es que se le pase hacer una renovación o que la haga unos días después. Hemos tenido casos en el que, a los pocos días de la fecha del vencimiento del seguro, el asegurado sufre de un siniestro y resulta que su póliza no se había renovado. Por esta razón, es que el seguro de responsabilidad civil es muy útil en estos casos. 

Por desgracia, algunas pólizas de responsabilidad civil excluyen las “no renovaciones”. Si en las exclusiones de tu póliza encuentras algo como esto: 

“Responsabilidades derivadas por la no contratación o no renovación de una póliza de seguros, sus coberturas y/o sus condiciones”

Entonces debes de tener mucho cuidado, pues no procederá tu seguro en estos casos. Te recomendamos que si detectas tal exclusión tomes acción de manera inmediata, ya sea contactando a la aseguradora o a tus abogados especializados en seguros para que te digan tus mejores alternativas. 

3) Revisar que la suma asegurada sea correcta y suficiente.  

Una omisión que puede poner en peligro tu patrimonio, es no contar con la suficiente suma asegurada en tu seguro de responsabilidad civil

Supongamos que tienes una suma asegurada de 200 mil pesos, y los daños del asegurado son de 400 mil. Tu seguro sólo cubrirá la mitad, y el asegurado se irá en contra de tu patrimonio para recuperar los 200 mil restantes. 

Por ello, al momento de contratar tu seguro de responsabilidad civil, no hay que escatimar en gastos, pues siempre será mejor contar con una suma asegurada mayor a la mínima recomendada. Por ejemplo, si eres persona física la suma mínima es de 25 mil UDIS, equivalente a $177,706.00 pesos  aproximadamente. Si eres persona moral es de 150 mil UDIS, es decir, $1,066,235.00 pesos. O el 5% de todas las primas intermediadas, lo que resulte mayor. *

*Cifras vigentes para el 2022 y de acuerdo a la Circular Única de Seguros y Fianzas.

Nosotros te aconsejamos que tu suma asegurada sea del 10% del total de las primas, sobre todo si tu cartera es chica o mediana. De esta forma, en caso de tener un siniestro derivado de un error, podrás proteger tu patrimonio y el de tu empresa. 

Algo que también debes de tomar en cuenta, es el riesgo que tienes de caer en algún error u omisión. Puede que tu suma intermediada no sea tan significativa, pero vendes muchos seguros y por ello cuentes con una cartera muy amplia. En este caso estarás en mayor riesgo de que alguna de las pólizas tengan un error, por lo tanto, de que suceda un siniestro que no sea cubierto por la aseguradora.

Recuerda la regla de oro: entre más pólizas y clientes tengas, mayor riesgo tienes de cometer un error u omisión. Por lo tanto, tu suma asegurada debe de ser más generosa. 

4) Honorarios de los abogados 

Esto es algo que pocos saben. Tu seguro de responsabilidad civil no sólo va a cubrir los daños al asegurado, sino también los honorarios de los abogados en caso de demanda. Vamos a ponerlo de esta forma. Cuando sucede un error u omisión, puede que tu cliente esté dispuesto a negociar, o por el contrario, decida ir directamente a los tribunales. En estos casos debes contar con un abogado, tanto para defenderse de la demanda, como para reclamar el seguro de responsabilidad civil. Y como dijimos, estos gastos “extra” estarán cubiertos por el mismo seguro. 

Por eso, cuando contrates tu seguro de responsabilidad civil, asegúrate de contar con la cobertura de defensa legal. También revisa si este apartado cuenta con Límite único combinado, es decir, que los gastos en abogados y los gastos en daños, se tomarán de la misma suma asegurada. También puede ser el caso de que los honorarios en abogados se trate de una suma asegurada independiente. 

En el caso de que tu cobertura cuente con el límite único combinado, insistimos en que lo ideal, es que la suma asegurada de tu póliza sea mayor a la mínima, pues si no llegara a ser suficiente, también tendrás que pagar los gastos en abogados de tu dinero. 

Por último pero no menos importante, al momento de que llegues a tener una demanda de este tipo, deberás de notificar de inmediato a la aseguradora para que proceda el cobro de tu seguro. Además  te recomendamos contar con abogados especialistas en seguros y en agentes, para que puedan iniciar tu primera defensa mientras la aseguradora te brinda una respuesta respecto de la procedencia de la reclamación de tu póliza de rc.  

Proceso de reclamación 

Para que un seguro de responsabilidad civil sea reclamado con éxito, es muy importante que el reclamo sea presentado de forma correcta. 

Algunos de los documentos que te pedirá el ajustador en caso de reclamación son los siguientes:

  • Organigrama
  • Descripción de puesto
  • Procesos
  • Comunicación por escrito con el asegurado
  • Carta de reclamación del asegurado. 
  • Contratos laborales y/o alta en el IMSS. 
  • Recibo de pago de primas. 

Como puedes ver, el seguro de responsabilidad civil es una forma de proteger tu patrimonio. Por ello, es importante que al contratarlo, revises los puntos que señalamos o en todo caso, le pidas a un abogado experto en seguros que lo analice por tí. En Ormuz somos especialistas en seguros y sobre todo, en agentes de seguros. No dudes en contactarnos si necesitas ayuda con tu póliza de responsabilidad civil o con la reclamación del mismo. 

Empresario agente de seguros exitoso leyendo

Hábitos del agente empresario

4 hábitos que hacen a un agente empresario exitoso.  El éxito no radica en nuestras habilidades, sino en nuestros hábitos. Ya lo decía Aristóteles, la

small_c_popup.png

Solicita tu prueba gratuita